Llega el otoño y con nuestros campos se llenan de buscadores de setas con sus cestas a la caza de estos ricos manjares. En este post os vamos a mostrar 3 recetas de setas con Jamón Ibérico para que os chupéis los dedos .

Pero antes de nada os dejamos unos consejos a la hora de ir al campo en la búsqueda de setas

Consejos y recomendaciones para buscar setas

  • Ante la duda no la cojas, si no sabes si es comestible o no la mejor opción es dejarla donde esta
  • Cesta de mimbre, muy útil y aconsejable para las setas ya que una vez cortadas nos permite que se mantengan aireadas. Apunta también una navaja
  • No cojas setas viejas
  • Coger la seta entera, en vez de cortarla, retorcerla y arrancarla entera
  • Coger solo especies que estén bien desarrolladas
  • Una vez en casa guardarlas en un lugar fresco y aireado y consumir antes de 24 horas

Os dejamos un video emitido en Telemadrid para aprender a recolectarlas

 

Pero vamos a lo rico rico, las setas con jamón Ibérico. Vamos a enseñaros tres recetas con tres tipos de seta diferentes, Niscalos, Seta de Cardo y Boletus Edulis.

 

Niscalo al ajillo con Jamón Ibérico

setas con jamón ibérico

La receta de níscalos al ajillo  es quizás la manera más tradicional de preparar  setas con jamón ibérico y seguro que una de las más deliciosas.

Ingredientes
  • 1/2 kg níscalo
  • 100 gr de jamón Ibérico
  • 2 dientes Ajos
  • 1 guindilla
  • Aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • vino blanco

Limpiamos bien los níscalos de la arenilla que puedan tener en la parte de arriba, con cuidado de no mojarlos mucho y con la ayuda de un paño húmedo. Sobre todo es importante que no absorban agua por la parte inferior del sombrero.

Luego los cortamos en trozos y los ponemos en una olla ancha con un vaso de agua, un poco de sal, un chorrito de aceite de oliva virgen extra y las dos hojas de laurel. Dejamos que cuezan hasta que empiecen a estar blandos. Luego apartamos del fuego, escurrimos y reservamos. (Este paso lo hacemos para que aquí suelten todo el agua).

En una cazuela ponemos a dorar los ajos laminados y las guindillas pequeñas de las que antes habremos sacado las pepitas. Cuando empiece a coger color el ajo, añadimos el jamón ibérico cortado. Salteamos y rociamos con el vino blanco subiendo el fuego para que evapore el alcohol.

Incorporamos los níscalos a la cazuela y cuando rompa a hervir otra vez, bajamos el fuego, tapamos y dejamos cocinado 1 hora a fuego lento.
Servir calentitos y no olvidéis un trocito de pan.

Sopas de seta de Cardo con Jamón Ibérico

La receta es muy sencillita de hacer y vale tanto para los que cuentan las calorías como para los que no. Los que cuentan calorías que no le pongan el pan y así quedará más ligera, vamos a necesitar:

  • 400 gramos de setas de cardo
  • 50 gramos de jamón ibérico
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 2 litros de caldo de ave
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Sal, pimienta
  • 12 rebanadas de pan cortadas finas y tostadas

Limpiamos bien las setas de toda la tierra  y briznas que puedan tener mojándolas lo menos posible, las cortamos en trozos y reservamos.

Pelamos la cebolla y la hacemos trocitos bien pequeños, hacemos lo mismo con el ajo y con el jamón.

En una cazuela ponemos el aceite a calentar, doramos en el los ajos, cuando los ajos empiecen a tomar color ponemos la cebolla, bajamos el fuego, añadimos un poco de sal y tapamos, dejamos pochar a fuego lento hasta que empiece a dorarse, en este punto añadimos las setas, subimos un poco el fuego y salteamos unos 5 minutos añadiendo después el jamón y un poco de pimienta, damos unas vueltas, añadimos el caldo y dejamos cocer tapado unos 10 minutos, rectificamos de sal y pimienta.

Para servir pondremos en los platos 3 rebanadas de pan bien tostado y vertemos la sopa encima, al que no le guste el pan la puede tomar directamente así.

y por último…

Risotto de Boletus y Jamón Ibérico

El Boletus Edulis, es una de las setas más valoradas en la actualidad y si bien es cierto que no es una seta barata, con un bote será suficiente para hacer este maravilloso arroz para 4-5 persona.

En una cacerola ponemos un buen chorro de Aceite de Oliva Virgen Extra y pochamos la chalota (o cebolla o puerro, si lo preferimos), los boletus y el jamón ibérico cortado en tiras. Esto es lo que marcará el sabor que vamos a tener en nuestro risotto. Al lado en un cazo, pondremos el caldo de pollo que lo mantendremos hirviendo todo el tiempo, porque si algo caracteriza al risotto es que el caldo no se añade de una vez, sino que vamos añadiendo cacito a cacito conforme el arroz lo vaya absorbiéndo.

Añadimos el arroz, que sofreímos un par de minutos e inmediatamente después el vaso de vino blanco. Dejamos que se evapore el alcohol del vino y empezamos a añadir el caldo. El proceso a partir de ahora es siempre el mismo, añadimos caldo y vamos removiendo hasta que se consuma, y volvemos a añadir caldo…así hasta que lo tengamos listo. Salpimentamos y lo apartamos del fuego cuando aún le queden unos minutos para estar tierno del todo, ya que lo dejaremos reposar en la olla.

Por último, lo retiramos del fuego y le añadimos la mantequilla, mezclamos bien y agregamos el queso rallado, parmesano o manchego, que con el calor se fundirá  en el arroz proporcionándole su característico toque meloso. Servimos y le añadimos por encima unas tiritas de jamón ibérico.

Esperamos que estas tres recetas de setas con jamón ibérico os sirvan para salir al campo y aprender a buscar este tipo de setas que son verdaderos manjares.

Recetas via  http://www.ybarraentucocina.comhttp://www.eladerezo.comhttp://www.lagatacuriosa.com