Una de las cosas más importantes que debes saber a la hora de sacar todo el rendimiento a tu jamón ibérico es cortar el jamón correctamente. Si es la primera vez que te compras un jamón, seguramente que las primeras lonchas que saques de tu jamón sean bastante gorditas ya que sacar unas buenas lonchas y finitas es bastante complicado y solo aprenderás a hacerlo con la práctica.

cortar el jamón

Pero ¿qué diferencia hay entre cortar el jamón en lonchas finas o gruesas?

Cuanto más fina cortés la loncha de jamón más fácil va a ser para ti poder apreciar todo el sabor de tu jamón, ya que, si la loncha es fina, al meterla en la boca, podrás apreciar todo el sabor de la grasa derritiéndose en tu boca. Sí las lonchas las cortas gorditas, el jamón va a estar bueno, pero te perderás toda esta ” explosión de sabor”

¿qué necesitas para cortar el jamón ibérico como un profesional?

  1. – Lo primero que necesitas es un buen jamonero. Un jamonero que te permita colocar bien tu pieza y que quede bien sujeta y sobre todo que no se mueva a la hora de cortar, que no tengas que estar sujetando también el jamonero para cortar el jamón, que toda tu atención esté en realizar un corte correcto del jamón y no en evitar que el jamonero se mueva. La posición en la que pongas el jamón en el jamonero es importante. Deberás colocar la pezuña hacia arriba siempre que vayas a hacer un consumo lento de jamón, no vas a consumir jamón todos los días. Deberás poner la pezuña para abajo siempre que vayas a hacer un consumo habitual del mismo.
  2. – Otro punto a tener en cuenta son los cuchillos que vamos a utilizar a la hora de cortar. Necesitaremos tres cuchillos, un cuchillo grande y ancho para pelar el jamón, una puntilla para hacer los recortes en los huesos y por supuesto un cuchillo jamonero largo y estrecho, con cierta flexibilidad. Intenta tener siempre el cuchillo jamonero lo mejor afilado posible ya que eso te ayudará a la hora de hacer el corte fino. Aprende que cuchillos necesitas en uno de nuestros artículos “3 cuchillos para cortar Jamón Ibérico”

cortar el jamon

 

Una vez que tengamos todo preparado procederemos a empezar el corte de nuestro jamón. Lo primero que debemos de hacer es pelar el jamón para retirar la grasa, ojo, no tires esa grasa ya que la utilizaremos para la conservación del mismo después de acabar de cortar. En nuestro blog podrás encontrar un artículo especializado en cómo empezar tu jamón en el que te explicamos la técnica para poder sacar todo el rendimiento al mismo.

Una vez que hayamos retirado la grasa empezaremos a lonchear con nuestro cuchillo jamonero. Una medida de seguridad muy importante que tienes que tener en cuenta a la hora de empezar a cortar y sobre todo si es de las primeras veces que cortas jamón es la posición de las manos en el jamonero, ten en cuenta que nunca deberás poner las manos en el sentido del corte ya que el cuchillo se te puede deslizar e iría directamente hacia tu mano, intenta poner la mano en el sentido contrario del corte, es decir si empiezas a cortar desde la pezuña hacia abajo , si pones la mano en la pieza, la mano de veras ponerla cerca de la pezuña y así en el caso de que se escapara el cuchillo nunca daría con tu mano.

Para empezar a cortar colocaremos nuestro cuchillo jamonero de forma plana sobre el jamón y lo deslizaremos con un ligero vaivén. Intentaremos qué el largo de nuestro corte sea igual a la zona que tenemos pelada para así sacarle todo el partido a nuestra loncha. Los cortes deben de ser rectos y paralelos entre sí. Trata de que el que haga el corte sí el cuchillo y aplica poca fuerza para que así el corte te salga más fino.

Solo conseguirás un corte correcto con la práctica, así que practica mucho y disfruta de tu jamón.

¿qué hacemos con el jamón una vez hayamos acabado de cortar?

Recuerda que a la hora de pelar el jamón hemos dejado a un lado la grasa que le hemos ido quitando, y es esa grasa la que vamos a utilizar para conservar nuestro jamón entre corte y corte. Simplemente cuando hayas acabado de cortar el jamón deberás de coger un trozo de esa grasa y pasarlo bien por el corte del jamón y así se conservará perfectamente hasta el próximo día que lo utilices, tápalo con un trapo seco e intenta dentro de lo posible que no toque el corte del jamón. Nunca dejes el corte de esa grasilla encima del corte del jamón hasta el próximo día que vayas a cortar, ya que la grasa se puede poner mala y darle un gusto rancio a tu jamón.

Espero que estos consejos os sirvan de utilidad y que podáis disfrutar de vuestro jamón